«Intolerancia» a la leche durante la infancia

‚ÄúIntolerancia‚ÄĚ a la leche durante la infancia

Por: Dr. Antonio del Valle
Gastroenterólogo Pediátrico

V√≥mitos, diarreas, irritabilidad o llanto excesivo, pobre ganancia de peso y estre√Īimiento

Son s√≠ntomas frecuentes por los cuales los padres llevan a sus hijos al pediatra durante el primer a√Īo de vida.

Es com√ļn que estos se atribuyan a problemas con la leche, pero inmediatamente hay que recalcar que la causa m√°s frecuente es alergia y no intolerancia. Dichos t√©rminos se han utilizado indistintamente a trav√©s del tiempo y esto resulta en confusi√≥n, pero en realidad son muy diferentes.

Alergia o Intolerancia

Alergia a un alimento se debe a una reacción inmunológica inapropiada a las proteínas. Intolerancia es desarrollar unos síntomas después de consumir un alimento debido a que no se puede digerir bien uno de sus componentes, o por alguna cualidad farmacológica del mismo. El mejor ejemplo es la intolerancia a la lactosa, el carbohidrato en los productos lácteos.

La persona intolerante puede presentar dolor abdominal, exceso de gases, sensaci√≥n de llenura o diarreas, al no poder digerir bien esta az√ļcar. Este fen√≥meno es permanente en los adultos que lo padecen, pero solo temporero en infantes y t√≠picamente sucede despu√©s de un insulto al intestino. Usualmente es secundario a infecciones intestinales y no tiende a durar m√°s de una o dos semanas. La intolerancia a la lactosa cong√©nita es extremadamente rara a nivel mundial.

Causas

¬†La causa m√°s com√ļn de que un infante tenga problemas con la f√≥rmula o la leche materna es alergia a las prote√≠nas de la leche de vaca. De las alergias a los alimentos, esta es la m√°s predominante en la ni√Īez. Aunque son alrededor de 25 prote√≠nas, se agrupan bajo dos nombres: case√≠na y ‚Äúwhey‚ÄĚ (traducido como suero de leche). Esta reacci√≥n del sistema inmunol√≥gico resulta en inflamaci√≥n en una o m√°s √°reas del tracto gastrointestinal.

¬†Debido a que las √°reas envueltas son muy variables de un paciente a otro, las manifestaciones cl√≠nicas son muy diversas tambi√©n. Estas incluyen pobre ganancia de peso, erupciones en la piel, diarreas persistentes, irritaci√≥n alrededor del ano o sangrado en las excretas. Irritabilidad excesiva y buches o v√≥mitos frecuentes pueden ser s√≠ntomas tambi√©n, pero hay que recordar que √©stos com√ļnmente se deben a otras causas como el reflujo gastroesof√°gico.

Establecer el diagn√≥stico de alergia a las prote√≠nas de la leche de vaca no es algo sencillo¬†debido a que no contamos con buenas herramientas para lograrlo. Los estudios han demostrado que las pruebas de alergias en sangre o de piel no son certeras para validar o descartar el diagn√≥stico. Biopsias gastrointestinales pudieran corroborar la presencia de inflamaci√≥n que sugiera un componente al√©rgico pero los estudios endosc√≥picos usualmente no est√°n indicados en infantes. Tambi√©n, biopsias ‚Äúnormales‚ÄĚ tampoco descartan un proceso de alergia. La manera correcta de confirmar el diagn√≥stico es observando la respuesta cl√≠nica del paciente despu√©s de eliminar dichas prote√≠nas de la dieta.

En infantes que toman leche materna hay que restringir la dieta de la madre.¬†Esto implica eliminar todos los productos l√°cteos, incluyendo aquellos que son libres de lactosa, y todo alimento que contenga case√≠na o ‚Äúwhey‚ÄĚ en sus ingredientes.

En aquellos que reciben fórmula,

hay que cambiar a una preparaci√≥n hipoalerg√©nica. Estas f√≥rmulas contienen prote√≠nas de leche de vaca pero extensamente hidrolizadas. Esto significa que las prote√≠nas han pasado por un proceso de hidr√≥lisis o rompimiento que resulta en pedazos m√°s peque√Īos; en la mayor√≠a de los infantes estos pedazos no causan la reacci√≥n al√©rgica.

Cabe se√Īalar que una vez se hace el cambio en la dieta del beb√©, hay que esperar un tiempo prudente para decidir si el mismo fue efectivo. Los s√≠ntomas pueden tardar en desaparecer una o dos semanas por lo cual no es razonable hacer cambios adicionales antes de este tiempo. Si el infante contin√ļa con las manifestaciones y la sospecha de alergia sigue siendo alta, entonces estar√≠a indicado cambiar a una f√≥rmula a base de amino √°cidos, los componentes m√°s elementales de toda prote√≠na. No es posible reaccionar al√©rgicamente a los amino √°cidos.

En aquellos infantes que se estableci√≥ el diagn√≥stico con certeza, hay que continuar la restricci√≥n de las prote√≠nas de la leche de vaca a trav√©s de la mayor parte de ese primer a√Īo.

Es importante que los padres lean las etiquetas de todo alimento que se vaya a brindar al infante, ya que algunos pueden contener trazas de estas prote√≠nas. La mayor√≠a de los beb√©s al√©rgicos pueden superar el problema antes de cumplir el primer a√Īo, por lo que usualmente se recomienda introducir los productos l√°cteos en ese momento. Por supuesto, cada caso es diferente por lo que este paso se debe de hacer por recomendaci√≥n m√©dica y con cautela. Algunos ni√Īos pueden continuar con la alergia m√°s all√° del primer a√Īo y hay que continuar con la restricci√≥n por m√°s tiempo.

Cabe enfatizar que el proceso de evaluación y manejo de alergia a las proteínas de la leche de vaca en infantes puede ser complejo y frustrante. Por eso es importante llevar este proceso con mucha calma y prudencia.

Los cambios de f√≥rmula no se deben hacer indiscriminadamente y, m√°s importante a√ļn, no hay raz√≥n para descontinuar la leche materna o f√≥rmula en beb√©s menores de un a√Īo, sobre todo cuando tenemos tantas opciones a nuestro alcance. La leche de vaca y la leche de cabra no son alternativas recomendadas para infantes menores de un a√Īo. Como la leche no es imprescindible en ni√Īos mayores de un a√Īo, s√≠ se pueden utilizar las leches de cabra, soya, arroz, etc cuando hay que continuar la restricci√≥n de la case√≠na y ‚Äúwhey‚ÄĚ m√°s all√° del a√Īo.

Reflujo Gastroesof√°gico

Ya que muchos infantes presentan s√≠ntomas gastrointestinales por otras razones, es importante repasar una de las m√°s comunes: el reflujo gastroesof√°gico.¬†Todos los infantes menores de un a√Īo tienen reflujo gastroesof√°gico.¬†

El mismo se define como el retorno del contenido del est√≥mago al es√≥fago y esto es algo fisiol√≥gico o normal hasta los 18 meses de vida. El problema ocurre cuando √©ste resulta en unos s√≠ntomas que lo convierten en patol√≥gico. Los s√≠ntomas m√°s comunes son v√≥mitos o ‚Äúbuches‚ÄĚ frecuentes e irritabilidad continua.

Ni√Īos mayores de un a√Īo pueden presentar otros como dificultad para tragar, dolor abdominal, tos recurrente (particularmente en las noches) y halitosis o aliento fuerte.

El historial que brindan los padres típicamente es suficiente para establecer el diagnóstico y comenzar el tratamiento indicado.

La realidad es que no hay buenos estudios para evaluar al reflujo gastroesof√°gico. El ‚ÄúBarium swallow/upper GI series‚ÄĚ es un estudio donde el infante ingiere un medio de contraste y por medio de radiograf√≠as se observan el es√≥fago, est√≥mago y la primera parte del intestino delgado (duodeno). Dicho estudio es excelente para corroborar la anatom√≠a del paciente, pero no es eficiente para diagnosticar o establecer la severidad del reflujo. Otros procedimientos utilizados son el estudio de pH, el ‚ÄúMilk scan‚ÄĚ y la endoscop√≠a superior con biopsias. Estos son menos pr√°cticos y, aunque muy seguros, presentan mayores riesgos para el paciente, por lo que no son necesarios en la mayor√≠a de los casos. Por supuesto, en ocasiones s√≠ est√°n indicados.

Los primeros pasos a seguir en un infante con reflujo son las medidas físicas:

Alimentar al beb√© en posici√≥n semi-sentado, mantenerlo en posici√≥n vertical una vez terminada la toma de leche, e inclinar levemente la cuna de manera que la cabeza est√© m√°s elevada que los pies. A√Īadir s√≥lidos para espesar la leche materna o la f√≥rmula, solamente est√° indicado para infantes que vomitan con frecuencia y no est√°n ganando peso adecuadamente. Los cereales deben ser la primera opci√≥n, ya que logran espesar la leche con menos cantidad. Contrario a la percepci√≥n general, es muy poco probable que √©stos causen alergias o asma. No tiene beneficio alguno espesar la leche en beb√©s con otras manifestaciones de reflujo y hay que recordar la recomendaci√≥n de la Academia Americana de Pediatr√≠a de evitar los s√≥lidos hasta los 4-6 meses de vida. Para aquellos infantes que ameritan tratamiento, contamos con diversos medicamentos que tienen pocas probabilidades de efectos secundarios y que pueden aliviar los s√≠ntomas. Ciertamente es necesaria la supervisi√≥n de un m√©dico en estos casos.

Cargar más artículos relacionados
Cargar m√°s en Lo Mejor
Los comentarios est√°n cerrados.

Lea también

M√©dicos curaron leucemia de una ni√Īa con trasplante de c√©lulas madre del cord√≥n umbilical

Especialistas alemanes indicaron que curaron completamente a una ni√Īa de nueve a√Īos con un…