Motivos por los que tu hijo debería tomar un vaso de leche entre un partido y los deberes

234

Los padres deben saber que, después de hacer ejercicio o jugar, los niños se deshidratan y es importante reponer el líquido perdido.

«Cuando los menores y adultos físicamente activos sufren una deshidratación de tan solo un 1 por ciento, su rendimiento experimenta un descenso del 15 por ciento, con un aumento del ritmo cardíaco y la temperatura corporal, así como muestras y signos de debilidad física que les impiden continuar ejercitándose o hacer deberes con la suficiente concentración», declara el especialista en Endocrinología, Nutrición y Medicina Deportiva, Antonio Escribano.

Lo que suele ocurrir, explica, «es que normalmente un menor no se da cuenta de que está deshidratado hasta que no tiene la boca ya seca o pastosa. Pero estos síntomas significan que en realidad está deshidratado desde hace tiempo y puede tardar entre una hora o dos en recuperarse», advierte. Y cuando la deshidratación llega a ser más amplia, añade, «la capacidad de esfuerzo puede bajar hasta un 25 por ciento. cosa que muchas veces no se tiene en cuenta. Es más, una pequeña o débil deshidratación altera por completo la capacidad física, cognitiva e intelectual», advierte.

La leche, una opción excepcional

En este sentido Escribano recuerda a los padres que no vale cualquier líquido para hidratarse y que la leche es una opción excepcional para que ofrezcan a sus hijos por ejemplo después del colegio, entre la extraescolar deportiva y el inicio del estudio en casa. Así, recalca este doctor, «una de las mejores bebidas hidratantes que puede tomar un menor nada más terminar una actividad deportiva es un vaso de leche».

Según este experto, ”los resultados positivos de hidratación de la leche se deben a que, al ser una bebida rica en nutrientes, se convierte en una de las primeras opciones para mantener el estado de hidratación corporal durante un periodo más largo, especialmente útil en la realización de deporte, ya que también contribuye a una correcta recuperación”.

De hecho, según un estudio norteamericano desarrollado por la universidad canadiense McMaster, tras realizar investigaciones con niños de 10 años de edad, ha quedado demostrado que la leche es una de las mejores soluciones para la hidratación porque contiene proteínas de alta calidad, carbohidratos, calcio y electrolitos. Así lo corrobora este especialista: «la leche reemplaza el sodio perdido a través del sudor y ayuda al cuerpo a retener mejor los fluidos, proporcionando las proteínas que necesitan los niños para su desarrollo y crecimiento muscular».

La leche, insiste este experto, autor precisamente de títulos como ‘Dieta para el cerebro: Cuida y alimenta tu memoria’ (Espasa), «es rica en vitaminas D y E, que protegen la piel y favorecen su capacidad regenerativa, cuenta con sodio, que actúa como una esponja reteniendo el agua en el cuerpo». Por todas estas propiedades, advierte este experto, hay que considerar que la «leche es un alimento líquido, no una bebida».

Todos estos beneficios se apoyan también en una investigación británica elaborada por las universidades de Stirling, Loughborough y Banjor, que sitúa la leche desnatada y entera en la segunda y tercera posición de bebidas con mejor índice de hidratación (BHI). Se trata de un estudio publicado en el reconocido ‘The American Journal of Clinical Nutrition’ que ha desarrollado el índice BHI (Beverage Hydration Index) a partir del análisis de 13 bebidas en 72 sujetos, tomando como referencia la cantidad de tiempo que un fluido permanece en el cuerpo antes de excretarse a través de la orina.

Es de suma importancia, concluye Escribano, «mantener una hidratación adecuada para mantener un buen estado de salud en todo momento, pero especialmente si hablamos de personas sensibles como niños y ancianos. No hay que olvidar que la cantidad de agua que existe en el organismo lleva a cabo importantes funciones, como el transporte de nutrientes, la eliminación de productos de desecho o la regulación de la temperatura corporal, entre otras».

Fuente consultada aquí

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Tips para ayudar a mejorar la mala letra de los niños

Algunos niños, sobre sus seis años ya muestran destrezas en su caligrafía, logrando manten…