Tu pequeño puede tener un trastorno del sueño

Son desórdenes que se manifiestan incluso durante el día. Es importante reconocerlos y tratarlos.

Los problemas del sueño en los niños pueden presentarse en cualquier momento, desde que están recién nacidos hasta la adolescencia. Existen de tipo respiratorio, de comportamientos anormales y de dificultades para descansar.

De acuerdo con la doctora Sonia Restrepo, neumóloga de la Asociación Colombiana de Medicina del Sueño, los trastornos del sueño se producen por diferentes causas. “Se pueden presentar porque existe una obstrucción o colapso en las vías aéreas, lo que dificulta el proceso de respiración; porque no se tienen hábitos del sueño saludables, o porque existen condiciones médicas que impactan directamente en el sueño”, explica la especialista.

Según la experta, las consecuencias de las alteraciones del sueño en la edad pediátrica están relacionadas a cambios en el comportamiento, como déficit de atención e hiperactividad, bajo rendimiento escolar y cambios emocionales, como la presencia de ansiedad y depresión. Además de condiciones relacionadas que se han investigado en los últimos años, como falta de crecimiento, predisposición a infecciones, diabetes, hipertensión arterial, obesidad, entre otras.

Por eso, es importante que aprendas a reconocer las alteraciones que pueden afectar el sueño de tu pequeño e identificar cuándo debes acudir al médico. Con ese fin hemos elaborado para ti un listado de los trastornos del sueño más comunes en los niños con la asesoría médica de las pediatras Sonia Restrepo y Liliana López.

  • Bruxismo: es el movimiento involuntario e inconsciente de los músculos masticatorios durante el sueño, que lleva a apretar y rechinar los dientes. Durante la infancia puede presentarse transitoriamente y las causas son muy diversas, como el tipo de alimentación, la alineación de los dientes y las situaciones de estrés. Si existen indicios de bruxismo, es recomendable acudir al psicólogo para encontrar la causa y prevenirlo; y al odontólogo para evitar cambios en los dientes.
  • Ronquidos: es el sonido que se produce durante la respiración mientras el niño está dormido. Se da cuando los conductos respiratorios se obstruyen parcialmente y existe una interferencia en la entrada de aire. Las causas más comunes son la anatomía de la boca y de los senos paranasales, las alergias y resfríos, el consumo de alcohol y el sobrepeso. Esta condición generalmente produce apneas del sueño, que son ahogos provocados por disminución de la cantidad de oxígeno en la sangre.
  • Apnea de sueño: Se produce debido a la obstrucción del flujo de aire y otras anormalidades en el intercambio de oxígeno durante la respiración en el sueño. En los niños, la mayoría de veces se produce por tener las amígdalas y las adenoides de gran tamaño. Con esta condición, los pequeños pueden estar inquietos e hiperactivos durante el día, con mal rendimiento escolar y uno poco de somnolencia.

Conocer en qué consiste cada trastorno y por qué se produce es clave para tratarlo a tiempo.

  1. Sonambulismo: corresponde a un trastorno del sueño profundo, que consiste en caminar o realizar otras actividades complejas mientras el niño duerme. Es común entre los 3 y 7 años, y está asociado a la fatiga, la falta de sueño y la ansiedad. Durante este episodio puede ser difícil despertar al niño y probablemente no lo recordará. Estos eventos no suelen ser una causa de preocupación, sin embargo, se debe consultar con un especialista si los eventos persisten y son cada vez más frecuentes.
  2. Somniloquia: es una parasomnia que consiste en hablar en voz alta durante el sueño y de la cual el niño no es consciente. Cuando se presenta, el pequeño puede hablar de manera clara o, en ocasiones, con un lenguaje inentendible. Es frecuente en niños hasta la adolescencia y, en algunos casos, puede persistir hasta la edad adulta. Se le atribuye a un desajuste en las áreas cerebrales durante las fases del sueño. 
  3. Insomnio: es la dificultad para conciliar el sueño, lo que lleva a retrasar la hora de dormir por ansiedad y resistencia al momento de acostarse. Esta situación produce múltiples despertares y falta de mantenimiento del sueño durante la noche, lo que ocasiona efectos negativos en el desempeño del niño durante el día. En pocos casos se debe a condiciones médicas, la mayor parte corresponden a causas de origen conductual y falta de hábitos saludables de sueño.
  4. Pesadillas: son un tipo de trastorno que ocurre durante la fase de sueño REM (Movimientos Oculares Rápidos por sus siglas en inglés). Son los sueños aterradores que producen angustia, miedo y pueden llegar a despertar al niño, haciendo que sienta temor de volver a dormir. Se presentan especialmente después de la media noche y se producen por falta de sueño, algunos medicamentos y episodios traumáticos o de estrés. 

Algunas recomendaciones

De acuerdo con las especialistas, dentro de las recomendaciones para prevenir estos trastornos y tener un sueño saludable en niños están:

  • Tener una rutina de sueño siempre que se cumpla todos los días incluidos los fines de semana.
  • El dormitorio debe estar libre de dispositivos electrónicos y pantallas.
  • Se debe llevar una dieta saludable.
  • Evitar el consumo de bebidas oscuras en la tarde.No realizar actividades estresantes o que requieran de mucha energía antes de la hora de dormir.Es importante lograr independencia del niño a la hora de dormir para que no sea un momento de angustia.
  • Evitar la exposición a contaminantes ambientales como el humo de cigarrillo.


Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Amamantar a tu bebé previene el cáncer de mama

En ocasiones la lactancia materna podría disminuir el cáncer de mama. Al respecto, Armando…