Diabetes en niños: “Gracias a bombas de insulina y sensores continuos de azúcar logramos un mejor manejo”

506

El manejo adecuado de la diabetes en niños y adolescentes es crucial para asegurar un desarrollo saludable y prevenir complicaciones a largo plazo. La condición en estas etapas de la vida puede tener un impacto significativo en el bienestar físico, emocional y social de los jóvenes afectados. 

“Aunque la gente puede pensar que la pediatría no existe, sí hay diabetes en menores y es muy distinta a la que puede aparecer en adultos. Hay dos tipos de diabetes que pueden aparecer más en esta población y es la tipo 1 y la tipo 2, el mensaje que yo quiero llevar es la importancia de saber diferenciarlas y los tratamientos que existen”, manifestó la Dra. Marina Ruiz Montilla, endocrinóloga pediátrica.

Diabetes tipo 1

En el marco del evento “Manejo y control de la diabetes para una vida saludable”, una colaboración educativa entre The Cross The Goal Foundation y Revista MSP, la endocrinóloga destacó que la diabetes tipo 1 no es prevenible y no guarda relación con la alimentación.

“Recientemente, publicaron unas estadísticas de Puerto Rico, de la edad de 0 a 18 años de la cantidad que hay con diabetes tipo 1, en las cuales se pudo evidenciar que se está aumentando 1% anual, tanto así como 34 de cada 100,000 son diagnosticados, más o menos 200 niños cada año, una enfermedad que no tiene cura, es algo autoinmune”, agregó.

La especialista explicó que las condiciones autoinmunes, como la diabetes tipo 1, son inherentes al nacimiento y no se pueden prevenir. Es decir, un niño puede desarrollar esta condición debido a diversos insultos, como virus o enfermedades, que desencadenan una respuesta autoinmune contra el páncreas, el órgano encargado de producir insulina. Este proceso debilita gradualmente el páncreas, haciendo necesario el uso de insulina desde el inicio, ya que los medicamentos no resultan suficientes.

La importancia de la insulina en el cuerpo

La Dra. Ruiz Montilla hizo hincapié que la insulina desempeña un papel crucial al transportar energía a las células. Cuando este proceso no ocurre como debería, el cuerpo recurre a la descomposición de grasas y músculos, lo que resulta en un aumento del ácido en el organismo. Este desequilibrio puede llevar a los niños a enfrentar la posibilidad de entrar en un estado de coma.

¿Cómo detectar la diabetes en niños?

La experta señaló que los síntomas clásicos de cualquier tipo de diabetes incluyen niveles elevados de azúcar, manifestándose a través de:

  • Poliuria: aumento de las ganas de orinar.
  • Polidipsia: sed excesiva.
  • Polifagia: exceso de hambre.
  • Pérdida de peso.
  • Pobre crecimiento.
  • Fatiga.
  • Visión borrosa.
  • Cambios de ánimo.

En situaciones en las que un niño o niña manifiesta estos síntomas, es fundamental que sea evaluado inicialmente por su médico primario, con el fin que se dé el manejo adecuado de la condición.

“Hoy en día gracias a las bombas de insulina, a los sensores continuos de azúcar, logramos un mejor manejo y evitamos complicaciones a largo plazo tanto en niños como adultos con diabetes, como fallo renal, fallo de la visión, daño en el corazón, es todo lo queremos evitar”, agregó.

Diabetes tipo 2

La endocrinóloga pediátrica subrayó que, aunque la diabetes tipo 2 no es tan frecuente en niños, su incidencia está en aumento y esta condición está vinculada con los hábitos alimenticios y comportamientos poco saludables. Actualmente, la prevalencia de la obesidad pediátrica ha aumentado significativamente, agravándose aún más después de la pandemia.

La diabetes tipo 2 comienza con una resistencia a la insulina, es decir, una fase de prediabetes, antes de desarrollarse completamente. A pesar de que puede presentar exactamente los mismos signos que la diabetes tipo 1, su fisiopatología es diferente. Es importante destacar que la diabetes tipo 2 es prevenible mediante la adopción de buenos hábitos alimenticios y ejercicio regular.

En este tipo de pacientes, la diabetes tipo 2 generalmente no conduce a la dependencia de la insulina, y puede manejarse eficazmente mediante el uso de medicamentos orales e inyectables. 

“Hay que cuidar la alimentación de su hijo o hija para que no termine siendo diabético, evitando todas sus complicaciones asociadas. El manejo exitoso de una diabetes es multidisciplinario y ustedes los papás son importantes en ese manejo”, concluyó.


¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

5 razones para dejar que tu pequeño juegue con la tierra

Refuerza su sistema inmunológico de por vida. Estar en contacto desde niño con diferentes …