Nuevas pautas para prevenir posibles problemas relacionados con un tipo común de marca de nacimiento

La American Academy of Pediatrics publica sus primeras pautas de práctica clínica sobre el hemangioma infantil, donde rechaza la estrategia tradicional de «esperar a ver qué pasa». En su lugar, el informe hace un llamado para diagnosticar temprano ciertos tipos de hemangiomas que pueden sacar cicatrices u ocasionar problemas médicos.

El objetivo: el tratamiento oportuno, cuando es necesario, es el que produce los mejores resultados.

En sus primeras pautas de práctica clínica para el tratamiento de hemangiomas infantiles, la American Academy of Pediatrics (AAP) hace un llamado para cambiar la estrategia que se aplica a las marcas de nacimiento de aspecto rojo brillante o parecidas a un hematoma (moretón), que suelen aparecer después del parto.

El informe titulado, «Pautas de práctica clínica para el tratamiento de hemangiomas infantiles» (en inglés) fue publicado en el número de enero de 2019 de Pediatrics. Esta es la primera vez que la AAP ha elaborado pautas para este tipo de marcas de nacimiento, que consta de una agrupación de vasos sanguíneos que aparece hasta en 5 % de los bebés. Aunque algunas se pueden formar dentro del cuerpo del bebé, la mayoría se forman sobre o dentro de la piel.

Las pautas de la AAP hacen hincapié en cuáles hemangiomas infantiles tienen más probabilidad de causar problemas y podrían necesitar tratamiento. Por ejemplo, los hemangiomas que están localizados en ciertas partes del cuerpo tienden a convertirse en llagas (úlceras) abiertas, sangrar, infectarse y formar cicatriz. Las marcas que están cerca de los ojos, nariz o boca del niño pueden afectar la capacidad del niño de ver, comer o respirar bien. Los hemangiomas de gran tamaño localizados en partes de la cara, tales como la nariz o los labios, también pueden distorsionar el crecimiento. En casos muy raros, especialmente cuando se presentan cinco o más hemangiomas, otros pueden crecer dentro del cuerpo y es necesario supervisarlos con exámenes de imágenes.

Las pautas también destacan los mejores tratamientos para el problema de los hemangiomas. El tratamiento de opción recomendado es el propranolol, un medicamento beta-bloqueador que se ha usado por muchos años para el tratamiento de la presión arterial alta, que se suministra por vía oral (boca) para retardar el crecimiento de los hemangiomas. Los esteroides orales han sido ampliamente reemplazados por opciones más seguras y eficaces, pero todavía se usan en ciertos casos.  Los medicamentos tópicos que se aplican directamente o se inyectan en la piel pueden ser usados en algunos casos de hemangiomas superficiales.

El subcomité estaba compuesto de expertos en hemangiomas infantiles en los campos de dermatología, cardiología, hematología y oncología, otorrinolaringología y cirugía del cuello y la cabeza, cirugía plástica, radiología y epidemiología, así como de pediatras generales, y representantes de implementación de la política y padres de familia. Las pautas de prácticas fueron sometidas a una revisión general de la AAP, incluyendo a los consejos, comités, secciones y organizaciones externas selectas.

  • Relación entre la enfermedad cardíaca y trastornos del espectro autista

    Un estudio reciente halla una asociación entre la enfermedad cardíaca congénita y trastorn…
  • Neumonía

    Servicio de Noticias de Pediatría y Familia.com La palabra neumonía significa “infección d…
Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Artículo original
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Condiciones congénitas cardíacas en bebés y niños en Puerto Rico

Los niños son pacientes que requieren mucha atención, no solo de padres y familiares sino …