«Baby-led Weaning»: el bebé decide cuando comer solo

Aunque numerosos métodos para alimentar a los pequeños se han puesto de moda, el «Baby-led Weaning» (BLW) ha ganado terreno en muchos espacios aunque no es novedoso. Antes del auge de la pediatría, nuestros abuelos cuidaron de nuestras madres y nuestros padres con un método natural, basado en la biología humana.

En esta alternativa, la introducción a los alimentos se hace por petición del bebé de forma gradual. Así, a los 6 meses el bebé puede comer prácticamente sin ayuda. La introducción a este método no es complicada, ya que tiene en cuenta el desarrollo neurológico del bebé y su curiosidad por el mundo.

Así, los padres pueden acercarlo a los alimentos sólidos, en principio para que se familiarice con los olores y texturas, hasta que el niño se anime a probarlos, sin ningún esfuerzo.

Pero, la finalidad del BLW es que el niño decida comer los mismos alimentos sólidos que el resto de su familia y que se habitúe a ellos, cuando él crea que es el momento. Es decir, los papás no deben obligar al niño a agarrar y probar los alimentos que le dan con este fin. Tienen que entender que es un proceso paulatino y que no todos los niños lo harán a la misma velocidad.

Por supuesto, si se deciden por el método BLW, al principio el niño no comprenderá de qué se trata. Tal vez en los primeros intentos, las cantidades que pruebe sean muy pocas así que es importante prestar atención al momento destinado para su comida.

De esta manera, la madre podrá ofrecer el pecho como de costumbre hasta que note que el niño está satisfecho. Es crucial este punto pues se puede prestar para confusiones: no se debe destetar de inmediato porque sería contraproducente para la salud del niño.

Ventajas del método BLW:

– Los niños sienten curiosidad innata por todo lo que los rodea. Ellos muestran interés por los colores, olores, texturas y sabores de los alimentos. Así que mientras lo descubren, querrán saber cómo cambian o cómo se pueden comer.

– Los niños cumplen un rol activo en su alimentación. El objetivo del BLW es que los pequeños coman a demanda, así que elegirán el sabor y los alimentos que tengan los nutrientes que necesitan. Esta acción además estimula la individualidad y la independencia del infante.

– ¡Pueden comer lo mismo que sus papás! Esto crea una diferencia entre los niños que comen con papillas a los niños que aprenden a comer solos. Al notar que en su plato está lo mismo que en el de su mamá y papá, el niño se sentirá más integrado con su familia y querrá estar con ellos a la hora de comer.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Alimentación Infantil
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Amamantar a tu bebé previene el cáncer de mama

En ocasiones la lactancia materna podría disminuir el cáncer de mama. Al respecto, Armando…