Esta es la mejor postura para dormir al bebé

770

En las primeras semanas y meses de vida, los cuidados del bebé son lo más importante del día. No en vano, abuelos, amigos y doctores nos dan sus mejores consejos para que no nos enfrentemos a ninguna complicación. Dentro de tantas recomendaciones, quizás las más escuchadas sean las que tienen que ver con la postura del bebé, sus pros y contras, sobre todo a la hora de dormir.

Dormir boca arriba sin excepción

Los especialistas han comprobado que los niños que duermen sobre su espalda, presentan menos riesgos de sufrir el síndrome de muerte súbita (SMS). De acuerdo con la American Academy of Pediatrics, es probable que los infantes que duermen sobre su estómago inhalen menos oxígeno o exhalen menos oxígeno porque su ciclo respiratorio no se completa. El aire se acumula y sobre ese siguen ‘respirando’ mientras están dormidos.

La preocupación con esta posición es que la cabeza del niño se achate o aplane. Esto se conoce como plagiocefalia posicional y su mayor causa son las posturas diarias sobre la espalda. Sin embargo, no es de alarmarse. Esta área no permanece así, se redondea y ‘recupera’ su aspecto normal cuando el bebé crece y logra controlar el peso de su cabeza.

En los pequeños, el colchón en el que duermen también es muy importante. Debe ser una zona plana -pero si el bebé padece de reflujo gástrico, la parte superior se recomienda levantarla 45°-, sin cobijas, ropa de cama o juguetes con los que el niño se pudiera asfixiar. Si dudas sobre cómo vestir al bebé para dormir en la noche, recuerda que con una capa adicional a la que tú usas regularmente es más que suficiente para el pequeño.

¿Y boca abajo cuándo?

Primero hay que acostumbrar al pequeño a esta posición. No a todos los bebés les gusta estar boca abajo, así que una forma de motivarlo es jugando con él mientras se adapta. Lentamente, el niño se acostumbrará e incluso le gustará estar así.

Para lo pequeños esta postura es muy importante. Ellos deben fortalecer los músculos de su abdomen, brazos y piernas; además de fortalecer el sostenimiento de su cabeza mientras se preparan para gatear, sentarse o caminar. Si al bebé no se le permite ejercitarse de esta manera, a futuro podrían presentar problemas en su desarrollo motor.

Eso sí, los pediatras afirman que solo puede ponerse en esta posición cuando está despierto y con muchas energías. Se aconseja que el bebé permanezca boca abajo 90 minutos al día, aumentando el tiempo de forma gradual y alternándolo con otras posiciones.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Exponer a bebés a productos de limpieza aumenta su riesgo de sufrir asma

En estudio encuentra la asociación entre jabones y limpiadores con la posibilidad de padec…