¿Sabes qué son los percentiles y cómo interpretarlos?

1,492

Para comprobar el avance y desarrollo de los niños, los pediatras utilizan los percentiles (porcentajes) y sitúan al niño en uno de los estándares, en relación con su talla y peso. Aunque los padres se enteran muy bien en cada consulta de las habilidades que adquiere su hijo, los percentiles no son tan fáciles de interpretar en casa. Por eso, el seguimiento que se hace al pequeño está basado en la observación de su conducta.

Con el propósito de resolver cualquier duda sobre la medición en percentiles, en Pediatría y Familia decidimos escribir esta guía sobre las características de cada uno.

¿Qué son los percentiles?

Si eres madre o padre, es probable que creas saber qué son los percentiles. ¿Estás seguro que sí sabes lo que son? La respuesta según los especialistas es la siguiente:

Los percentiles son porcentajes de las curvas de crecimiento que usan los médicos pediatras para -efectivamente- evaluar el crecimiento del niño, de acuerdo con unos factores que se aplican en todo el mundo en relación con el peso, la talla y el sexo. Estas curvas de crecimiento se dividen en dos grandes grupos: de 0 a 2 años y de 2 a 14 años. Además, se usan tablas diferentes para niños y niñas.

En las tablas de percentiles se pueden identificar varias líneas, cada una correspondiente a un número: 3, 10, 25, 50, 75, 90 y 97. ¿Esto que significa?

Estos números son los que califican el progreso del niño. El percentil de la talla y el peso promedio es 50. Es decir, que si tu pediatra te dice que tu hijo está dentro de este porcentaje, está sobre la media y no hay ningún problema.

El error está en malinterpretar los resultados de la medición. Siempre se debe tener en cuenta el peso y la talla en simultáneo.

Características de cada percentil

Percentil 3: Cuando un bebé se encuentra en este grupo, significa que hace parte del 3% de bebés de bajo paso, de acuerdo con los porcentajes normales. Aunque no es un signo de alarma, ante estos resultados se hace un cambio en la dieta o análisis médicos si el percentil no mejora después de unas semanas.

Percentil 10: También es un indicador de bajo peso. Sin embargo, no resulta ser un asunto de gravedad pues en la mayoría de casos, los bebés de este percentil tienen excelente salud.

Percentil 25: Igual que el percentil anterior, significa que son resultados del promedio. Sin embargo, las diferencias de peso entre estos niños y los niños de la media no son considerables. En algunos de estos casos, el bajo peso se interpreta como una cuestión hereditaria y no supone ningún problema.

Percentil 50: Esto significa que el bebé pesa y mide lo mismo que 50 bebés de una muestra de 100 de la misma edad y sexo, en los que se basa la tabla de crecimiento. En estos casos, no hay que preocuparse pues el niño hace parte del promedio.

Percentil 75: La talla y peso del bebé es un poco mayor que la de otros niños de su edad. Sin embargo, las diferencias en los datos no son abismales así que también se interpreta, inicialmente, como herencia del niño.

Percentil 90: Estos son bebés con talla y peso superior a lo indicado como promedio. No necesariamente quiere decir que el niño tiene sobrepeso o que está desarrollando obesidad, pues usualmente bebés muy altos se sitúan en este percentil.

Percentil 97: Es el límite de peso y talla para un bebé. Ubicarse en este percentil puede indicar problemas de salud que pueden ser tratados para evitar complicaciones. Evaluar si el bebé tiene problemas de crecimiento dependerá del pediatra que interprete estos resultados.

En todo caso, se debe tener en cuenta que el crecimiento de un niño puede variar de percentil, sin que esto sea el indicador de un padecimiento grave. Lo importante a la hora de revisar la curva de crecimiento es que no se presenten variaciones repentinas en lapsos cortos de tiempo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Educar con amor es la clave para la construcción de una mejor sociedad

Los niños son el pilar para comenzar a formar un mundo mejor. Y, sembrar en ellos una cult…