Tips para que el bebé coma más fruta

Redacción Pediatría y Familia

La leche materna es el alimento esencial para los bebés, ya que contiene nutrientes esenciales y anticuerpos que le ayudan al bebé a desarrollar su sistema inmunológico. Este es un proceso fundamental en el crecimiento del pequeño que lo mantienen saludable. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, la dieta del niño cambia pues se deja atrás la leche materna y se introducen los alimentos sólidos.

Dentro de los nuevos alimentos se encuentran las frutas. Unos aliados biológicos que nos aportan vitaminas, minerales entre otros valiosos nutrientes. Aunque como padres, el interés principal es enseñar a los niños a ‘comer de todo’ y garantizar una excelente nutrición infantil, lo cierto es que los colores, olores y texturas pueden abrumar al pequeño. Así es, la introducción a este alimento debe ser paulatina y llamativa para que los niños se animen a probarlas.

Pero, desafortunadamente, no todos los pequeños están interesados en comer fruta. De hecho, la descartan por completo cuando descubren que están en sus platos de comida. De nada valen los intentos por mostrarles que se pierden de algo realmente delicioso. Y aunque los consejos de los pediatras nos afirman que este también es un proceso de paciencia y constancia, el éxito puede tardar más de lo esperado.

Por eso, para que los bebés mantengan sus niveles nutricionales en estado óptimo, te presentamos algunas recomendaciones que sin duda te serán útiles.

Humira – 300

Conoce las claves importantes:

Introduce la fruta de manera pausada: Sorprende a los niños con las frutas, deja que se familiaricen a sus colores, olores y texturas. Cuando el pequeño se sienta más cómodo, no resistirá la tentación así que las probará. En esta etapa puedes poner varias frutas en su plato para conocer los gustos del pequeño. Eso sí, evita obligarlo a probar o comer algo que le desagrade, pues a futuro será un problema difícil de resolver.

Presenta las frutas a temperatura ambiente: Si quieres enseñar a tu hijo a comer fruta, la forma ideal es presentar a las frutas a una temperatura en la que las pueda agarrar, tocar, oler y probar sin problemas. En los niños, esta exploración es esencial durante su transición a los alimentos sólidos para que comer no se convierta en una actividad aburrida y obligatoria.

La banana es tu mejor amiga: A los niños, la textura y el sabor de esta fruta les encanta. Por lo general, los pediatras recomiendan iniciar la introducción a las frutas con la banana, bien sea en puré o en pequeños trozos. Incluso aconsejan dejar que los bebés disfruten de las propiedades de la banana y poco a poco añadir otras frutas como la manzana, pera o fresas.

Los ácidos para el final: Cuando un pequeño se enfrenta a los sabores ácidos tienen dos opciones: disfrutarlos o repudiarlos. Para evitar la segunda reacción, lo ideal es que se presenten estos sabores al final, mezclados con otras frutas que reduzcan el nivel de acidez o amargura.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

¿Sabes los beneficios del juego para tu hijo?

Redacción Pediatría y Familia Es importante incentivar al niño a que juegue. Ya que el jue…