La cigarra y la hormiga. Fábula para niños sobre el esfuerzo

1,349
La cigarra y la hormiga. Fábula para niños sobre el esfuerzo

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Las fábulas son historias breves donde casi siempre sus protagonistas son animales como en La cigarra y la hormiga. Este relato es perfecto para hacer reflexionar a los niños sobre la importancia de esforzarse para alcanzar metas a futuro, ayudar o no a un amigo para que aprenda un lección y las actividades que se realizan cada día.

La cigarra y la hormiga

La cigarra era feliz disfrutando del verano:  El sol brillaba, las flores desprendían su aroma… y la cigarra cantaba y cantaba. Mientras tanto su amiga y vecina, una pequeña hormiga, pasaba el día entero trabajando, recogiendo alimentos.

– ¡Amiga hormiga! ¿No te cansas de tanto trabajar? Descansa un rato conmigo mientras canto algo para ti. – Le decía la cigarra a la hormiga.

– Mejor harías en recoger provisiones para el invierno y dejarte de tanta holgazanería – le respondía la hormiga, mientras transportaba el grano, atareada.

La cigarra se reía y seguía cantando sin hacer caso a su amiga.

Hasta que un día, al despertarse, sintió el frío intenso del invierno. Los árboles se habían quedado sin hojas y del cielo caían copos de nieve, mientras la cigarra vagaba por campo, helada y hambrienta. Vio a lo lejos la casa de su vecina la hormiga, y se acercó a pedirle ayuda.

– Amiga hormiga, tengo frío y hambre, ¿no me darías algo de comer? Tú tienes mucha comida y una casa caliente, mientras que yo no tengo nada.

La hormiga entreabrió la puerta de su casa y le dijo a la cigarra.

– Dime amiga cigarra, ¿qué hacías tú mientras yo madrugaba para trabajar? ¿Qué hacías mientras yo cargaba con granos de trigo de acá para allá?

– Cantaba y cantaba bajo el sol – contestó la cigarra.

– ¿Eso hacías? Pues si cantabas en el verano, ahora baila durante el invierno.

Y le cerró la puerta, dejando fuera a la cigarra, que había aprendido la lección.

Moraleja: Quién quiere pasar bien el invierno, mientras es joven debe aprovechar el tiempo.

Preguntas de comprensión de la fábula

Aunque es una historia corta, lo mejor es asegurarse que los niños tengan una correcta comprensión lectora de la misma. Algunas preguntas que pueden realizarles son las siguientes:

  1. ¿Qué estaba haciendo la cigarra mientras la hormiga trabajaba?
  2. ¿Qué recomendación le da la hormiga a la cigarra?
  3. Cuando llega el invierno, ¿qué le dice la cigarra a la hormiga?
  4. ¿Harías lo mismo que la hormiga?
  5. ¿Qué has aprendido de esta historia?


¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Barón y el niño que estaba triste: cuento corto sobre las emociones

El niño que estaba triste es una cuento que habla de la tristeza y de la alegría de un niñ…