El desayuno es fundamental para los niños

1,144

La importancia del desayuno la conocemos por nuestros familiares, amigos y médicos. Aunque de adultos muchos no prestamos atención a este tema, en el caso de los niños la situación cambia por completo. Los niños están en un proceso constante de crecimiento que depende 100% de los nutrientes que reciben. Para que el desarrollo de su cuerpo y mente no se detengan, el pequeño debe recibir y quemar tanta energía como le sea posible.

Si un niño comienza su día sin recibir ningún nutriente, tendrá problemas en las actividades de su vida cotidiana. Además, por un día que el niño no desayune, se perderán reservas de energía que el cuerpo podría completar para hacer otras gestiones. En cuestión de horas, el pequeño en ayunas estará somnoliento, cansado y sin ganas de continuar.

Aunque parece una situación de fácil resolución, lo cierto es que ningún niño debe salir de casa sin desayunar. Esta comida otorga el 25% de las calorías que el cuerpo necesita para activarse. De acuerdo con los especialistas, muchos de los órganos del cuerpo requieren de los nutrientes que se reciben en la mañana para iniciar sus funciones. A largo plazo, los niños que ayunan en las mañanas pueden presentar problemas de atención, bajo rendimiento escolar y desarrollar afecciones gastrointestinales.

Ninguna excusa es válida

Algunos padres deciden enviar a sus hijos a su jardín infantil o escuela sin desayunar porque dicen que los horarios no son convenientes. Se conforman con los recreos escolares en los que los niños reciben su merienda a mitad de la mañana, en que el niño no tiene apetito en la mañana o en que el desayuno le puede causar mareos mientras va en el bus escolar.

Para varios médicos, las excusas de los padres demuestran una falta de organización en la mañana. Es decir, habrían que hacer unos cambios en la rutina de la noche para que el niño pueda levantarse descansado, minutos más temprano de lo habitual. Ahora bien, el pequeño no adoptará el hábito si no ve que los adultos de su hogar, desayunan. Recuerda que los niños aprenden con el ejemplo que les da en casa.

Si tu hijo no desayuna, puedes comenzar con porciones pequeñas de alimentos saludables para aumentarlas poco a poco. Generalmente, después de un mes los niños se adaptan a comer desayunos deliciosos, completos y nutritivos. Por otro lado, no olvides que un buen desayuno solo necesita de una taza de leche -también puede alternarse con chocolate-, un jugo de fruta hecho en casa -ojalá sin azúcar-, y dos o tres rebanadas de pan con mantequilla, mermelada o jalea.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Tips para ayudar a mejorar la mala letra de los niños

Algunos niños, sobre sus seis años ya muestran destrezas en su caligrafía, logrando manten…